NOTICIA

Crónica: DESERTFEST BERLIN 2023, Alemania. Día 2 (20/05/23)

Inicio » Crónicas de Conciertos y Festivales Rock y Metal » Crónica: DESERTFEST BERLIN 2023, Alemania. Día 2…
Leelo en 
11 mins

DÍA 2, SABADO 20 MAYO

HIGH DESERT QUEEN fue otra de esas peculiares bandas que tenía muchas ganas de ver, y que estos tipos de Austin, Texas, no se me han puesto a tiro hasta esta ocasión, pues bien es cierto que su disco debut lo tenemos en un plano bastante reciente. Estos músicos de las afueras de Joshua Tree, refugiados por ese aire del desierto que les ha visto ir pillando popularidad se movieron por el terreno del stoner pantanoso donde el sonido tocado con cierta técnica se fundía con una base sonora que pareciera ser de culto, a pesar de llevar pocos años en funcionamiento. Su música era como ir digeriendo una tensa calma antes de que llegara la tormenta, en donde los ritmos comenzaban antes de que llegaran los fraseos en las letras y a continuación todo se tornara melódico y espontáneo. Esa fue su principal estrategia, rompiendo moldes entre rítmicas enganchones y coros endurecidos que iban apareciendo y marchándose de una forma muy inteligente.

FATSO JETSON es una banda estadounidense de rock del desierto de Palm Desert, California, formada en 1994 por los miembros de Yawning Man, Mario Lalli y Larry Lalli, junto con Tony Tornay, así que ya te podías imaginar por donde iban los tiros, pero no exactamente con esa elocuencia sideral, aunque cómo no, amante de las improvisaciones. De hecho tuvieron varios invitados durante su concierto al tiempo que iban poniéndonos a tono dando un repaso a su abultada carrera iniciada en los años noventa y que no olvidemos consta además de varios trabajos en directo, unos cuantos discos compartidos con otras bandas. Si me tengo que quedar con una referencia, os cuento que es “Idle Hands” de 2016 editada a través de Heavy Psych Sounds, un sello de referencia sin duda. Pero bueno, también han tocado todos los palillos del ramo a la hora de poner sus producciones en la calle, como Man´s Ruin Records, Ripple Music o Go Down Records. Ya sabéis de lo que os hablo.

Bajo el armazón de MR. BISON, el trío italiano Heavy Psych y Blues Rock, se revolvieron con aires psicodélicos haciéndonos recordar temas de sus discos “Holy Oak” y  “Seaward”, dándole ondulación a su sonido inspirado por Jimi Hendrix o Captain Beyond. Fue un viaje salvaje para no perdérselo, con delirios virtuosos de fuzz, en donde las melodías expresivas y ritmos de alto voltaje te atrapaban a sabiendas de lo que ibas a presenciar. Esta banda formada por los guitarristas Matteo Barsacchi y Matteo Sciocchetto, compartiendo ambos voces, junto a Matteo D’Ignazi , que además de la batería también le da un tiento a los sonidos más hipnotizantes, tienen algo que no te puedo terminar de definir, y que es mejor que conozcas por ti mismo. Lo que al flamenco le llaman duende. Así que no pierdas la ocasión de degustarlos cuando los tengas a tiro.

Los suecos GREENLEAF disfrutan igual en una sala pequeña, con la cercanía del público en las primeras filas que en los escenarios de los grandes festivales, pero yo creo que especialmente a su cantante Arvid Jonsson le le gusta más la posibilidad de recrearse con la multitud compartiendo su espacio durante el show. Y algo así me imaginaba que podía ocurrir en esta ocasión, pero con la barrera lógica que ofrece el foso de un gran escenario. Con cada uno de los temas que interpretaba te iba haciendo vibrar. El guitarrista Tommi Holappa también tuvo un comportamiento implacable, similar al del día anterior mientras tocaba con la banda Dozer, dejando caer notables gotas de sudor que inevitablemente eran desprendidas por la energía que expulsa, aunque igualmente lo sientes visualmente y lo palpas emocionalmente según toca.

El arranque tuvo lugar con VALLEY OF THE SUN, una banda de stoner de Ohio, que lleva construyendo sueños casi una década. Atrás quedaron los tiempos en los que fueron introduciendo cambios en la formación, presentándose aquí como cuarteto bien gestionado gracias a la concentración de su guitarrista y cantante Ryan Ferrier, que en el aspecto físico me recordaba a Devin Townsed, quizás también en algunas formas, pero no en su locura. Todos orientados a conversar musicalmente con sus instrumentos ofrecieron al público un stoner de cuño actualizado. En directo con un segundo guitarrista en escena, refuerza si cabe un poco más su orientación sonora e intenciones de llegar a los nuevos adeptos.

CORROSION OF CONFORMITY con Woody Weatherman, Mike Dean y Pepper Keenan al frente nos dejaban claro lo bien en lo que se encuentran en esta etapa en la que el grupo estadounidense dejaba de lado su perfil más extremo abriendo con el tema “Bottom Feeder (El que come abajo)”. Fue su comienzo una clara intención de viajar por los años noventa dando cuenta de su apuesta más southern metal. De esta forma, enlazarían con “Paranoid Opioid”, para atronar con “Shake Like You” y “Seven Days” de aquel bendito trabajo “Deliverance”. Evidentemente quedó mucho repertorio fuera entre ellos sus dos primeros álbumes, “Eye For An Eye yAnimosity, pero se concentraron en sus obras más representativas, es decir “Wiseblood, “America’s Volumen Dealer y sin duda el ya mencionado “Deliverance”, al que le dedicaron el cierre con el tema “Clean My Wounds”.

GNOD siempre va cargado con sus diversas y distintas formas de experimentar con su música, llenas de percusión, caos, improvisación y al mismo tiempo elegancia, así que hicieron su noche. Sus propuestas tan psicodélicas como electrónicas sabes que te van a poner en otra dimensión, y no fallaron. Una vez iniciada la sesión pareciera no encontrar el fin y de hecho cuando terminó la estábamos echando de menos. La cuestión es saber reencontrarte con cada directo que hagan, porque van rotándose los músicos de su directo de forma tan habitual que a veces parece ser una banda desconocida, aunque luego termine apuntando en la misma dirección, con una capacidad de integrar dentro de su mundo viajero a todo aquel que esté presente en cada uno de sus conciertos, sinónimo de fiesta asegurada.

CROWBAR fueron una de mis particulares apetencias, ya vistos en otras ocasiones en vivo, pero no antes interpretando piezas de su último álbum “Zero And Below”. Cierto es que sólo Kirk Windstein en la voz y guitarra queda de aquellos primerísimos tiempos, pero todo perfectamente ejecutado con ese concepto sludge y doom tan evocador a la densidad del metal junto al guitarrista Matthew Brunson, el batería Tommy Buckley, y el más recientemente incorporado Shane Wesley en el bajo. Pocas derivadas esperadas, sabíamos lo que acaecía con el sonido Nueva Orleans.

MOTHER ENGINE fueron encargados de calmar arritmias densas. ¡Que no suene a contradicción esto, por favor! que el stoner también provoca frenéticos latidos de corazón. Su sonido electrizante con visos de jam session gracias a la duración de sus temas, eran el colchón perfecto para ir amortiguando la recta hacia el final de esta segunda jornada. Disfrutamos de lo que ya sabíamos que eran capaces de dar estos alemanes, pues son explosivos sobre apenas unos pocos metros alrededor de sus pies, calibrando bien en las distancias cortas con ese toque cercano a los sonidos de libro de los años setenta.

MONOLORD una vez más hizo un concierto épico con ese particular contraste sonoro, que les alzaría como una de las bandas de despunte, y que toquen donde toquen siempre lo consiguen. Concentrados, serios, con su intelecto musical centrado en las pausas vigorosas de su sonido, consiguieron desencadenar el frenesí que siempre enmarcan este trío, a golpe de cuerdas de bajo que se muestran a la par de los golpes de batería, como un muro infranqueable. Las pedaleras enmarcaban el sentido hipnótico de lo que sucedía, rompiéndolo los acordes de guitarra. Gracias a temas como “The Weary”, “Empress Rising” o “Rust” de nuevo un concierto esencial, en parte también gracias a esa forma tan atípica de tocar el bajo que tiene Mika Häkki, como si de una guitarra explosiva se tratara.

 

MANTAR hace tiempo que se ganaron a pulso una repercusión que cada vez es más grande, y ese era el motivo por el que cerraban esta noche como cabeza de cartel en Desertfest Berlin. Sus dos integrantes Hanno y Erinc son capaces de sobredimensionar el sonido, revolucionándolo todo, es lo que tiene tocar con los amplis a todo trapo mientras vemos como van retorciéndose sobre el escenario. Al propio cantante y guitarrista Hanno le encanta escuchar en boca de otras personas que ellos se transforman en una especia de animales feos cuando se suben al escenario. Y digo yo, que teniendo en cuenta que proceden de Bremen, ya tiene mérito que le den otro recubrimiento a la bonita escena del cuento, aquella de los hermanos Grimm que tenía a los trota músicos como protagonistas, aunque en la actualidad tengan el  cuartel general situado en Hamburgo.

Texto y fotos: Raúl “Mister Virus” García

Publicado el 13 de junio, 2023
Realizada por Mr. Virus
Colaborador de TNT Radio Rock

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

KIVENTS
DOOM ORANGE
Z! Live
Resurrection
cross