TNT Radio Rock
LEYENDAS DEl ROCK 2024
Reportaje

Un legado inmortal: El impacto de SCOTT BURNS en el Death Metal (Parte 1)

Inicio » Reportajes » Un legado inmortal: El impacto de SCOTT BURNS en e…

Entre  finales de los ochenta y principio de los 90, el Death metal fue emergiendo y cogiendo fuerza en Europa y Estados Unidos. Con diferentes matices entre ambos continentes, el Death metal que nos llegaba desde América del Norte era mucho más denso y contundente. Bandas como Obituary, Death, Morbid Angel o Deicide, por poner algunos ejemplos, estaban marcando a fuego una escena que a día de hoy, no sólo perdura sino que ha madurado y evolucionado.

Sin quererlo, sin ser algo premeditado, desde unos estudios concretos ubicados en Tampa, Florida, comenzaron a gestarse algunos de los mejores álbumes de Death Metal de la historia de la música. Nadie pensaba en aquel momento que aquel movimiento tan específico y underground, unos 40 años después, seguiría vivo con muchos de aquellos embajadores que pusieron la semilla inicial. Y la muestra está en los últimos trabajos de bandas como Cannibal Corpse, Incantation, Obituary o Suffocation.

Una de las características que poseían aquellos primeros trabajos era su sonido, del que un jovencísimo SCOTT BURNS era responsable, orquestado todo desde Tampa, como decía antes, concretamente desde los Morrisound Studios. Sin darse cuenta, y grabación tras grabación, la forma de trabajar de Burns le hizo ganarse el respeto de la escena Death, tanto para bandas como para sellos discográficos, hasta el punto de acuñarse el llamado “sonido Scott Burns”.

Burns comenzó escuchando bandas punk de finales de los 70. Unos amigos suyos tenían una banda y necesitaban un técnico de sonido, el guitarrista le enseñó lo necesario para poder manejarse con la mesa de sonido, ganaron una batalla de bandas y como premio pudieron grabar una canción. Burns se enganchó y recorrió Tampa buscando un estudio en condiciones, hasta que dio con los Morrisound Studios. Burns tenía unos 19 años entonces.

"Creo que Morrisound le dio al Death Metal un sonido profesional legítimo y las bandas querían ser parte de eso.” - Scott Burns

Aquellos estudios eran propiedad de los hermanos Morris, Jim y Tim, que lo abrieron en 1981, dando cabida a otros estilos musicales como el jazz, el blues, el hip-hop, y bandas de heavy rock que hicieron sus grabaciones allí, como por ejemplo; Savatage - Sirens (1983) - Steve Morse - The Introduction (1984) - Crimson Glory - Transcendence (1988), además de otras bandas como Agent Steel, WhiplashTom, Jim y Rick Miller tenían un estudio profesional, algunas bandas importantes ya estaban grabando allí, por ejemplo, Avatar, lo que después fue Savatage, fueron producidas por Dan Johnson. Nasty Savage por Jim Morris, Executioner (más tarde Obituary) por Rick Miller y Morbid Angel por Tom Morris. Dieron trabajo a Burns como asistente de ingeniero, y ahí comenzó todo. Le dieron la ocasión de grabar algunas grandes bandas y terminó siendo parte de un gran estudio y una gran escena musical. 

A Burns le gustaba la crudeza y la energía del Death Metal, consiguió que los discos sonaran pesados y profesionales, especialmente la batería. Trabajó en Morrisound entre 83 y 96. Debido a limitaciones presupuestarias, normalmente trabajaba 7 días a la semana, de 12 a 16 horas al día. A medida que las bandas fueron consiguiendo éxito, los presupuestos de grabación aumentaron. Y el éxito de Burns creció al compás de estas bandas y de la escena. Y con él, los Morrisound Studios, al que comenzaron a llegar bandas desde todo el planeta. Sepultura desde Brasil, Kreator grabó allí su Renewal de 1992, hasta los catalanes Legión fueron a grabar Labyrinth of Problems, también en el 92. Pero maticemos, Tom Morris produjo estos dos discos.

Bien, llegados a este punto, en el que hemos expuesto cómo fueron los inicios de Scott Burns, y cómo se produjo ese matrimonio perfecto entre él y los Morrisound Studios, hemos escogido 20 bandas que van desde 1988 hasta 1993, de las que escucharemos algunos de los discos que Burns produjo o trabajo de alguna manera, dejando su huella, que perdurará para siempre en trabajos como estos que hemos elegido. Recordemos que Burns no participó siempre como productor. Por ejemplo, en 1987 hizo las mezclas de Schizophrenia de Sepultura, o participó como ingeniero en el World Downfall de Terrorizer en el 89. Así unos 60 trabajos hasta llegar en 2005 a Obituary y su Frozen in Time. Al final, más de 150 trabajos pasaron por sus manos, dejando un legado histórico a la música en general, y al Death Metal en particular.

En este pequeño reportaje rendimos homenaje a SCOTT BURNS por su gran aportación a la escena del DEATH METAL, a la que añadimos unas líneas comentando algunos de los discos en los que participó.

DEATH - "Leprosy" (1988)

"Leprosy" fue el segundo álbum de DEATH, que fue lanzado en agosto de 1988 por el sello Combat Records. El gran visionario y músico Chuck Schuldiner tuvo que modificar la formación que grabó este disco, ya que Chris Reifert, que metió la batería en el debut de 1987 “Scream Bloody Gore”, no le acompañó a Tampa para grabar “Leprosy”. Chuck rescató al guitarrista Rick Rozz, que le acompañó durante bastante tiempo en su demos iniciales, y a Bill Andrews en la batería. Chuck se encargó de guitarras, bajo y voz.

Aunque la producción corrió a cargo de Dan Johnson en los Morrisound Recording, Scott Burns participó como ingeniero, grabándose en abril de ese mismo año. Burns comentó en una entrevista…”Tuve la suerte de estar cerca de Death para Leprosy (Chuck era un músico consumado, siempre preparado antes de entrar al estudio. La belleza de los discos de Death eran las alineaciones en constante cambio que hacían que cada disco sonara fresco”. 

Leprosy” fue un disco que mantenía la agresividad de su álbum debut, pero con composiciones más complejas, más técnicas, mostrando una clara evolución de Chuck en todos los sentidos. Con una producción cruda, pero nítida y contundente, “Leprosy" nos dejó muy buenas canciones como "Open Casket" o el fantástico "Pull the Plug".

TERRORIZER - World Downfall (1989)

Lanzado el 13 de noviembre de 1989 a través de Earache Records, “World Downfall” es el álbum debut de la banda estadounidense de grindcore Terrorizer. que fue producido por David Vincent de Morbid Angel, quien también tocó el bajo en el álbum, y en el que Scott Burns participó como ingeniero en los Morrisound.

Era principios de 1989, Vincent estaba en Inglaterra entregando las demos de su álbum debut a  Digby Pearson de  Earache Records, estaban hablando de Terrorizer, que por lo visto  había firmado con Earache antes que los propios Morbid Angel, pero estaba siendo dificil grabar un disco porque sus músicos estaban en diferentes lugares. Vincent se ofreció a reagrupar a Terrorizer para grabar un álbum, en el que al final el propio Vincent se encargó del bajo.

En abril de 1989, Oscar García y Jesse Pintado viajaron a Tampa, Florida, donde residían Vincent y Pete Sandoval, para grabar el álbum. La banda pasó dos semanas ensayando todas las canciones para hacerlas sonar lo más ajustadas posible antes de meterse en los estudios, siendo grabado y mezclado en tan sólo 3 días.

Según Burns, el álbum se grabó con un presupuesto de 1.200 dólares. Pintado tocó todas las guitarras del álbum ante la insistencia de García, ya que no había tocado la guitarra durante seis meses y no quería retrasar la grabación. Además, como Terrorizer no tenía bajista en ese momento (Alfred "Garvey" Estrada estaba en la cárcel), y como Pintado y García no tenían ningún equipo de bajo, Vincent terminó tocando el bajo. Aunque se le acredita como productor de World Downfall y bajista de Terrorizer en las notas del álbum, Vincent afirmó más tarde que "simplemente tocó en el disco" y que no era un miembro oficial de la banda (en ese momento).

Pete Sandoval dijo que “lo que desearía que fuera diferente en ese álbum es el mal momento y los cambios de tempo en algunas de las canciones. ¡Pero creo que Scott Burns hizo un trabajo fenomenal!"

World Downfall esta considerado como uno de los álbumes de grindcore más  influyentes de todos los tiempos.

OBITUARY - "Slowly We Rot" (1989)

Aunque en las mezclas de “Slowly We Rot” participaron los hermanos Tardy, John y Donald, Burns se encargó de la producción, siendo este el primer trabajo de su carrera, digamos oficialmente, producido por él, siendo masterizado por Mike Fuller. En realidad, Rick Miller fue el ingeniero que debería haber grabado este álbum, pero le surgieron problemas personales ineludibles en aquellos momentos y no pudo hacerlo, por lo que los hermanos Tardy le propusieron a Burns encargarse de la producción, ya que le conocían, pues les había sonorizado en algún concierto antes de la grabación. 

Slowly We Rot” fue el álbum debut en 1989 de Obituary, publicado en el mes de junio. Obituary son por derecho propio una de las bandas referentes dentro del Death Metal. Este primer disco aglutina muchas esencias que usaron para reforzar una escena que fue creciendo muy rápidamente. Su sonido tenía un enfoque muy denso y pesado, a veces fúnebre, con riffs aplastantes, a veces muy lentos, aplicando diversos cambios de ritmo, con partes muy rápidas, muy Speed, y esas voces abominables… Una buena muestra es la corta pero intensa y destructiva “ Godly Beings”.

Slowly We Rot” fue un disco corto, apenas 35 minutos, pero sus 12 cortes poseían una intensidad abrumadora.

John Tardy ha comentado en algunas ocasiones que creció con Scott Burns... “Slowly We Rot era uno de sus primeros trabajos, era apenas un novato! Todos aprendimos juntos siendo jóvenes y así nació una increíble amistad que siguió álbum tras álbum. Scott siempre nos ayudó a tocar lo mejor que pudiéramos, a sacar el mejor disco que tuviéramos en mente. Siempre estuvo con nosotros”.

Con este disco se podría decir que se abría un nuevo mundo a los pies del Death Metal. El propio Scott comentó "Creo que Morrisound le dio al Death Metal un sonido profesional legítimo y las bandas querían ser parte de eso.”

SEPULTURA - "Beneath the Remains" (1989)

Burns estaba en la universidad, y sus amigos de OBITUARY habían estado escuchando el segundo álbum “Schizophrenia” de Sepultura, fue así como supo de los brasileños. Roadrunner se había puesto en contacto con numerosos productores, pero lo tenía complicado, el presupuesto era muy ajustado y pequeño, ya era Navidad, y Sepultura todavía no tenía un nombre conocido, y encima hacian Death Metal. Al final, Roadrunner le ofreció a Burns producir el nuevo disco de los brasileños, "Beneath the Remains".

Burns recuerda aquella experiencia como muy divertida e importante para él. Viajó a Brasil y grabaron en Nas Nuvens Studio. Pasaron 4 días ensayando, después se metieron en el estudio y lo grabaron en unos nueve o diez días. Grababan de noche, por lo que trabajaban de 6 de la tarde a 6 de la mañana. Después se mezcló en Morrisound y Max Cavalera voló hasta Tampa, quedándose en casa del propio Burns

Sepultura se tomaba muy en serio lo que estaban haciendo. Para ellos era importante aprovechar la oportunidad de grabar para un sello como Roadrunner. Este era su tercer álbum, y nadie esperaba que fueran a despegar de esa manera. “Beneath The Remains” supuso uno de los mayores éxitos como productor a Burns, y por supuesto, supuso el lanzamiento a nivel mundial de Sepultura. El propio Max Cavalera ha reconocido en alguna ocasión el papel fundamental que desempeñó en la carrera de la banda la presencia de Burns. Para ellos fue emocionante trabajar con un productor real por primera vez. Burns les enseñó muchas cosas. Les ayudó con las letras, las voces y la programación”.

Este fue un disco tremendo, la propia “Beneath The Remains” abría de forma abrupta, era el escaparate en forma de avalancha de lo que se te viene encima. Un disco que suena sucio, pero limpio a la vez. De lo mejor que se ha hecho en la historia del Thrash Death. Directo, con himnos como “Inner Self”, “Mass Hypnosis” o la propia “Beneath The Remains”.

Como pequeña anécdota, se supone que la portada que usó Obituary para su “Cause Of Death” es la que debería haber aparecido como portada de Sepultura. Pero Obituary ya la había escogido, por lo que se encargó una nueva para “Beneath The Remains”.

DEICIDE - "Deicide" (1990)

Tras cambiarse de nombre en dos ocasiones, DEICIDE lanzaba su debut homónimo un 25 de Junio de 1990. “Deicide”, el álbum, está considerado como uno de los más vendidos de la historia del Death Metal, y está considerado como uno de los pilares en los que se asienta el Death, tanto el álbum, como la banda en sí.

Scott Burns se encargó de la producción en los Morrisound, de hecho, casi todos los álbumes de la banda fueron grabados en estos estudios. Y Burns, una vez más volvía a dejar su sello en otra pieza clave del Death Metal facturado en Tampa.

Muchos detalles hicieron de este un álbum imprescindible y que sirvió como influencia a muchas otras bandas. Desde su sonido, basado en un Death Metal crudo, brutal y blasfemo, hasta sus letras también blasfemas y satánicas, aunque también contenían referencias a asesinos en serie como Charles Manson y Jim Jones en canciones como "Lunatic of God's Creation" y "Carnage in the Temple of the Damned", o a peliculas de terror en "Dead by Dawn", basada en la película de 1981 The Evil Dead.

Las canciones de "Deicide" son poderosas, con momentos extremadamente rápidos y contundentes, con una demostración técnica abrumadora y unas guitarras arrolladoras. La voz de Glen Benton es pura violencia, como sacada del inframundo. Aunque siempre se le acusó de usar efectos para deformar su voz, él siempre ha mantenido que no, que lo variaba el para dar ese cambio de tono.

Lunatic of God's Creation”, “Blaspherereion”, “Oblivius To Evil” o “Dead By Dawn” son parte del legado de un grandioso álbum.

ATHEIST - "Piece of Time" (1990)

"Piece of Time" supuso para Atheist su debut, y uno de sus momentos culminantes, entre otras cosas por su innovador sonido. Fue grabado en 1988 en Estados Unidos, donde fue editado en 1989, aunque no llegó a Europa hasta un año después, en 1990. 

Atheist apostaba por un sonido que mezclaba el Thrash con un Death de la vieja escuela, pero añadiendo mucho tecnicismo y muchas influencias progresivas, con muchos cambios de ritmo, con un  Steve Flynn brillante en la batería. Y también destacaría el bajo del fallecido Roger Patterson, aportando gran destreza técnica y arreglos progresivos, incluso jazz.

Scott Burns hizo un excelente trabajo aquí, sacando una producción cruda a la par que sucia, lo que da a este álbum una esencia especial. Burns trabajó en 1990 en el debut "Piece Of Time" y también en su continuación de 1991 "Unquestionable Presence". El líder y miembro fundador Kelly Shaefer le atribuye el mérito de haberle dado sentido al complejo sonido de ATHEIST.

Scott Burns fue un verdadero pionero. Los presupuestos que teníamos para nuestros discos eran muy pequeños, y él se tomó mucho tiempo para ayudarnos a terminar nuestros discos. Fue una parte muy importante", ha llegado a comentar Kelly.

Atheist entregó un álbum técnicamente impresionante. La complejidad de las composiciones y la destreza instrumental son notables en canciones como "On They Slay".

CANNIBAL CORPSE - "Eaten Back to Life" (1990)

Otro gran debut en el que participó Burns. Aunque su demo de 1989 fue grabada en Nueva York, Cannibal Corpse procedían de Buffalo, y gracias a los últimos trabajos de Morbid AngelAltars of Madness, y Leprosy de Death, a Alex Webster y compañía les fascino tanto el sonido y producción que decidieron viajar hasta Florida para grabar en los Morrisound con Burns.

Para su debut, Cannibal Corpse incluyó cinco canciones de su demo de 1989 con seis nuevas composiciones, dando un enfoque crudo y poderoso, con un Chris Barnes implacable, sacando lo más grotesco de su interior, cantando canciones que escribió inspiradas en titulares de periódicos y argumentos de películas de terror. Dejando uno de los discos clave de la historia del Death Metal.

Burns siguió trabajando con Cannibal Corpse en los años siguientes, él mismo reconoció en una entrevista que Vile fue uno de los álbumes más exigentes de su carrera.  Por otro lado, Barnes comentó que… "Scott sabía qué hacer con bandas rápidas y brutales, y no muchos chicos lo sabían en ese momento".

"Eaten Back to Life"  estableció el estándar para la brutalidad en el Death Metal. Las letras explicitas y la intensidad musical se convirtieron en una firma de la banda. La combinación de velocidad y agresión en canciones como "Edible Autopsy" definió su sonido.

Glen Benton de Deicide aparecía metiendo voces en las canciones "Mangled" y "A Skull Full of Maggots".

NAPALM DEATH - "Harmony Corruption" (1990)

En Julio de 1990, los británicos Napalm Death publican su tercer álbum "Harmony Corruption" con Scott Burns a los mandos, con el que también grabaron su siguiente Ep “Suffer the Children”. Este álbum marcó un cambio hacia un sonido más Death de Napalm Death, al que Burns contribuyó.

Shane Embury y Mick Harris buscaron otro enfoque para este nuevo álbum, abandonando esa línea Grind que les caracterizó desde sus inicios. Con una renovada formación que incluía a Barney Greenway, que venía de Benediction, y que tuvo bastante que ver con la nueva línea musical, y acompañándolos Jesse Pintado (Terrorizer) y Mitch Harris (Righteous Pigs).

Los Morrisound se habían convertido en un lugar de encuentro de toda la escena Death americana. Era como una especie de club social para músicos de la escena. Ir a los estudios era como acercarse al bar de la esquina, por lo que no era difícil encontrarte con músicos, y es por ello que en muchas de las grabaciones aparecen invitados que meten voces sobre todo. Recuerdo una entrevista con Legion, cuando grabaron Labyrinth Of Problems en Morrisound, comentaban precisamente eso, que allí siempre habían músicos y que conocieron en aquellos días a gente de bandas coo Malevolent Creation. Y en este tercer trabajo de Napalm Death colaboraron John Tardy y Glen Benton metiendo voces y coros.

Cuenta la historia que durante la grabación en los Morrisound, había mucha tensión entre Burns y Mick Harris. Mick era una persona muy nerviosa, y entre los cambios de formación, y ese nuevo enfoque más Death, con un sonido mucho más limpio y nítido, cuando Napalm eran pioneros dentro de la escena Grind, creaba tiranteces entre el músico y el productor, lo que se solventó con la salida de Mick durante unos días del estudio para rebajar los ánimos.

Shane Embury en bajo y la voz distintiva de Mark "Barney" Greenway destacan en temas como "Suffer the Children".

DEMOLITION HAMMER - Tortured Existence (1990)

El 2 de Agosto de 1990, el sello Century Media editaba “Tortured Existence” el álbum debut de la banda americana de Thrash Metal Demolition Hammer

En esta ocasión muchas fueron las críticas negativas que recibió a posteriori Scott Burn por su “pobre producción” en “Tortured Existence”, pues Demolition Hammer era una banda de thrash, y así lo demostraron en sus dos demos anteriores al álbum “Skull Fracturing Nightmare” en 1988 y “Necrology” en 1989. De hecho, la mayoría de las canciones del álbum ya se habían grabado con otros medios en esas dos demos. Pero en “Tortured Existence”, esas mismas canciones sonaban muy pesadas, con guitarras más pobres y una mayor presencia de bajo. 

Burn estuvo grabando a Demolition Hammer por las noches, mientras grababa otra banda de death metal durante el día, comentó en una entrevista el guitarrista Derek Sykes. Y lo cierto es que en muchas ocasiones, escuchando este disco, nos vienen a la cabeza los primeros trabajos de bandas como Obituary o Deicide, con ese sonido pesado y oscuro, que es lo que escuchamos precisamente en “Tortured Existence”. La influencia de Burns es realmente evidente aquí, especialmente el sonido de graves muy comprimido y pesado.

El siguiente álbum “Epidemic of Violence” ya no se grabó en los Morrisound. El fallecido Vinny Daze, batería de la banda, intentando quitar hierro al asunto, comentó en una entrevista sobre el cambio de estudio; “No tiene nada que ver con Scott Burns. Somos buenos amigos de Scott. Es un tipo realmente genial. No era nuestro sonido. Estábamos sumergidos en todas las demás bandas de death metal. Sólo estábamos tratando de llegar a otros estudios y encontrar nuestro sonido”.

MASTER - Master (1990 )

Master, la banda americana de Death Thrash que tomó su nombre inspirado en el álbum de BLACK SABBATH "Master Of Reality", en concreto por la canción 'Lord Of This World'. Comentaba Paul Speckmann, bajista y voz de la banda que,  “... en realidad fue la idea de Rick Manson, quien solía estar en la banda WITCHSLAYER en ese momento… él y Bill Schmidt (batería de la banda entonces) acordaron el nombre mientras yo trabajaba en otra parte

Nuclear Blast publicó el disco homónimo de Master en 1990. El disco se tuvo que grabar dos veces. Las dos con Scott Burns en los Morrisound. La primera fue con los miembros originales. Bill Schmidt y el guitarrista Chris Mittelbrun, pero a Nuclear Blast no le gustó esta grabación y sugirieron a Speckmann que volverá a grabar con Aaron Nickeas y Jim Martinelli y un listado de canciones diferentes. Tampoco convenció al sello esta grabación, por lo que hicieron que Scott Burns volviera a remezclar lo que ya habían hecho con Schmidt y Mittelbrun.

El álbum incluía los temas de su demo anterior de 1985, pero incluyendo una versión de “Children of the Grave” de Black Sabbath y las canciones “The Truth” y “Pay to Die”, escritas originalmente por Speckmann mientras estaba en Death Strike

Master, simples y directos en un disco  en el que podemos encontrar sonidos que van desde el Punk al Thrash, o el Speed. Con canciones veloces y desquiciadas, a galope de una batería y un bajo demoledores, y canciones como“Mangled Dehumanization” o la propia “Master”, que sirven como sello distintivo de este álbum.

En breve publicaremos la segunda parte, en la que se incluyen bandas como Malevolent Creation, Suffocation, Gorguts o Massacre, en grabaciones en las que participó Scott Burns.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

KIVENTS
NOX AETERNA
Z! Live
Resurrection
EPITAPH
cross