TNT Radio Rock
LEYENDAS DEl ROCK 2024
Reportaje

Un legado inmortal: El impacto de SCOTT BURNS en el Death Metal (Parte 2)

Inicio » Reportajes » Un legado inmortal: El impacto de SCOTT BURNS en e…

En este pequeño reportaje rendimos homenaje a SCOTT BURNS por su gran aportación a la escena del DEATH METAL, a la que añadimos unas líneas comentando algunos de los discos en los que participó.

Os ofrecemos la segunda parte. Aquí tienes la primera parte!

MALEVOLENT CREATION - "The Ten Commandments" (1991)

Burns logró un sonido poderoso y crudo en el brutal álbum debut de Malevolent Creation, "The Ten Commandments", publicado en abril de 1991. Un disco marcado por la agresividad vocal de Brett Hoffmann y riffs intensos y oscuros que Phil Fasciana y Jeff Juszkiewicz ejecutaron con brillantez.

Malevolent Creation comenzó su carrera en 1987 en Buffalo, Nueva York, donde grabaron y distribuyeron su primer demo. En 1988, tras quedarse sin batería unos meses antes, se trasladaron a Florida, invitados por unos familiares de Fasciana, para estar más cerca de esa olla a presión de la que estaban saliendo las bandas más poderosas del Death Metal, y produjeron su segunda demo con una tirada de 1.000 copias. Finalmente, una tercera demo al año siguiente le dio a Malevolent Creation un contrato discográfico con Roadrunner para la publicación de este excelente debut.

"The Ten Commandments" desató en su debut un Death marcado por su influencia Thrash de aquellos años, dejando un disco directo, rápido y agresivo. El propio Phil ha comentado no hace mucho que, “sigue siendo un disco que suena bien. Para nosotros significó mucho y fue una gran mezcla de nuestros estilos. Es un álbum total de Death/Thrash Metal donde puedes escuchar las influencias de Kreator, Slayer y Destruction con nuestro propio toque”.

"The Ten Commandments" incluía algunas de las canciones editadas en demos anteriores y algunas nuevas composiciones. Estuvieron entre tres y cuatro semanas ensayando y preparándose para después grabar en un par de semanas. Phil ha comentado varias veces que Brett no participaba en esos ensayos previos porque decía que se reservaba para las grabaciones.

Como curiosidad, el siguiente álbum de la banda “Retribution” se grabó en Miami, en los Criteria Recording Studios. Fue el propio Burns quien lo propuso por ser un estudio más grande y además más caro. Lo grabaron en tan sólo 3 días. El presupuesto fue de 30.000 dólares que aportaba Roadrunner, pero sólo les costó 5.000. Burns repartió el resto entre los miembros de la banda y falsificó la factura para el sello.

SUFFOCATION - "Effigy of the Forgotten" (1991)

Tres de las seis canciones que aparecieron en el Ep “Human Waste” en Mayo de 1991, fueron a parar cinco meses después al álbum debut "Effigy of the Forgotten" de Suffocation, publicado en octubre de 1991 por el sello Roadracer Records. Este álbum es un pilar del Brutal Death. Frank Mullen con esas voces guturales y la complejidad instrumental hicieron de este trabajo un clásico.

Como bien recuerda Terrance Hobbs en una entrevista a Decibel, “Eran un grupo de niños sin experiencia. Para ellos poder ir a grabar a Morrisound (que, en ese momento, era la Meca del death metal y el heavy metal) y trabajar con Scott Burns y el propio Sr. Morris fue bastante sorprendente.”

Eran un grupo de jóvenes en un sótano, fans del Heavy Metal y escribían riffs mientras sus primeras influencias era una conjunción de estilos, Death, Thrash, Hardcore. “A medida que las bandas comenzaron a volverse progresivamente más rápidas, a nuestros oídos les gustó mucho eso, y creo que pensamos que era jodidamente estupendo.” recuerda Hobbs, “Pasar del Thrash como Slayer, Destruction y Metallica a nosotros fue natural. Sólo queríamos ir cada vez más rápido”.

A Suffocation le ofrecieron a varios productores, pero la banda acababa de escuchar el álbum “Cause Of Death”, segundo de Obituary, que volvía a trabajar con Scott Burns. Para los jóvenes Suffocation aquel disco y su sonido fue definitivo y le escogieron. Aprendieron mucho de él. “Éramos músicos jóvenes e ingenuos”. recuerda Hobbs, ”Era un verdadero ingeniero. Fue revelador para nosotros. Fue mucho más trabajo del que pensábamos que iba a ser. Scott nos hizo parecer increíbles. Hizo un trabajo increíble. Scott es un ingeniero de clase A”.

GORGUTS - "Considered Dead" (1991)

Considered Dead” fue el álbum debut de la banda canadiense de Death Metal Gorguts. Fue lanzado el 8 de octubre de 1991 por Roadrunner Records, con quien la banda firmó después del lanzamiento de su demo de 1991 “... And Then Comes Lividity”. 

Luc Lemay en guitarra y voces lideró la creación de un sonido particular, con riffs complejos y brutales, y con una serie de canciones de una gran composición. Vinieron desde Canada hasta Florida para grabar donde se cocía el Death. En la frontera de Estados Unidos no les dejaron pasar con los instrumentos, por lo que tuvieron que alquilarlos en Florida. Allí estuvieron unos siete días para grabar y mezclar el álbum. Para ellos fueron como unas vacaciones. El sello escogió a Burns para la producción del disco, del que Gorguts tiene unas buenas referencias y recuerdos, y al igual que otras muchas bandas de chavales jóvenes en aquellos años, reconocen haber aprendido mucho de él en aquella grabación.

Meses antes de llegar al estudio, el propio Luc ya había contactado con dos grandes para que colaborasen en este primer disco… Chris Barnes de Cannibal Corpse metió voces en tres canciones, y James Murphy, entonces en Obituary, coló un solo de guitarra.

"Considered Dead", una obra plagada de influencias diversas y un sonido único y complejo, se ha convertido en una referencia obligada para los fans del Death Metal.

Brutalidad y melodía se entrelazan creando una atmósfera oscura y claustrofóbica que explora temas como la muerte, la descomposición y la locura. Los riffs intrincados, los solos de guitarra memorables y la batería frenética de los músicos de Gorguts demuestran su virtuosismo técnico.

"Considered Dead" inspiró a diferentes bandas posteriores y su influencia continúa hasta el día de hoy. Es un clásico atemporal que sigue siendo aclamado por la crítica y considerado uno de los mejores álbumes de Death de todos los tiempos.

Canciones destacadas como "...And Then Comes Lividity", "Stiff and Cold", "Disincarnated", la canción que da título al disco y "Rottenatomy", son solo algunos ejemplos de la brillantez que Gorguts plasmó en "Considered Dead".

MASSACRE - "From Beyond" (1991)

Desde Tampa irrumpieron en 1984 Massacre, una banda que en sus inicios hacían covers de bandas como ANTHRAX, EXCITER o METAL CHURCH. Tras diversos cambios de formación, entradas y salidas de músicos, se estabiliza la banda y llega tres meses después la primera demo. Y así, tras varias demos, llegaría Julio de 1991, y bajo los auspicios de Earache Records se lanzaba el primer álbum de MassacreFrom Beyond”. 

Massacre estaba formado por músicos que habían militado anteriormente en DEATH, en diferentes etapas, como Terry Butler (bajo), Bill Andrews (batería), Rick Rozz (guitarra) y Kam Lee (voz). El nombre de la banda ya estaba en la cabeza de Andrews en sus días de escuela, en los que hacía garabatos imaginando a todo el mundo masacrado en el suelo.

Aunque la producción corrió a cargo de Colin Richardson y la propia banda en los Morrisound Studios, Scott Burns participó como ingeniero. Un disco con una producción clara y limpia, y con algunos efectos en algunas de las canciones, para ayudar a crear la atmosfera necesaria en cada momento.

"From Beyond" fue un disco que se desmarcaba del sonido característico del Death Metal de Florida de la época. En lugar de riffs explosivos y percusiones frenéticas, Massacre apostó por un estilo más melódico y atmosférico, con guitarras cálidas y corpulentas, riffs rápidos de trémolo y una producción cruda y simple.

Este sonido único se debía en gran parte a la influencia de Rick Rozz, guitarrista de la banda, quien ya había experimentado con estilos similares en Mantas y Death. Las canciones de “From Beyond” se habían escrito cinco años antes de su grabación, lo que permitió a la banda pulirlas y perfeccionarlas hasta dar con el resultado deseado.

A pesar de no ser un éxito comercial inmediato, “From Beyond” ha ganado con el tiempo el reconocimiento como un clásico del Death. Su influencia se puede escuchar en bandas como Napalm Death y Carcass, y su música sigue inspirando a nuevas generaciones de músicos.

Un disco en el que se fusiona Death y Thrash. La intensidad de Rick Rozz en guitarra y la voz de Kam Lee contribuyeron al éxito de la banda. "Corpse Grinder" es una canción icónica.

CANCER - "Death Shall Rise" (1991)

"Death Shall Rise" es un disco fundamental para el Thrash metal de principios de los 90. La producción de Scott Burns le dio al álbum un sonido crudo y poderoso que lo convirtió en una obra maestra del género. La influencia de este disco se sigue sintiendo en la actualidad.

"Death Shall Rise" de la banda británica Cancer, lanzado en 1991, se considera una obra maestra del género y uno de los mejores trabajos de la banda. Cancer nos ofrece un sonido crudo, pesado y lleno de energía, con guitarras veloces, riffs memorables y una batería contundente. La voz de John Walker es agresiva y gutural, perfecta para las letras cargadas de violencia y oscuridad.

Era el segundo álbum de Cancer, su anterior “To The Glory End” tuvo una excelente repercusión, lo cual les llevó a tocar en Europa. Este "Death Shall Rise" se grabó en Los Morrisound y contó con James Murphy en la guitarra, que ya había grabado para bandas como Hallows Eve, DEATH y Obituary. El batería Carl Stokes comentó sobre la participación de Murphy que “solo tocó solos principales en Death Shall Rise, no escribió ninguna canción, llegó a estar en la banda por casualidad, estábamos grabando en Morrissound y lo acababan de echar de Obituary”.

Sobre la participación de Scott como productor dijo Carl; “era la única opción en ese momento; él era el único productor que hacía metal extremo en 1989 y Morrissound es donde trabajaba, así que allí fuimos”. Por otro lado, el cantante y guitarra John Walker comentó sobre Murphy y Burns;  "Fuimos a Florida para grabar "Death Shall Rise" porque Scott tenía muchas ganas de grabar el álbum en Morrisound donde trabajaba, lo cual gracias a un mayor presupuesto de Vinyl Solution pudimos hacerlo. En ese momento, Morrisound era un centro popular con las bandas de Death Metal de Florida, James Murphy vino a saludar. Se ofreció a ser el protagonista de una canción, lo que parecía una buena idea en ese momento y, por supuesto, una cosa llevó a la otra y muy pronto estaba haciendo la mayoría de los sólos del álbum”. 

Según el propio Murphy, inicialmente solo iba a grabar un solo de guitarra. Sin embargo, la banda decidió que quería que tocara todos los solos del álbum. El músico estuvo de acuerdo con esto, pero dejó claro que no quería unirse a la banda como miembro permanente. Su foto ni siquiera debía aparecer en el álbum junto a la banda. A pesar de esto, Cancer decidió incluirlo como miembro principal en el álbum. El músico cree que lo hicieron porque su sello discográfico pensó que venderían más copias si un famoso guitarrista de Death Metal figuraba como miembro de la banda

El álbum está lleno de canciones increíbles, como "Hung, Drawn and Quartered", "Tasteless Incest", "Burning Casket" e "Internal Decay". Cada tema tiene su propia personalidad.

PESTILENCE - "Testimony of the Ancients" (1991)

Lanzado en 1991, "Testimony of the Ancients" es el tercer álbum de estudio de la banda holandesa de Death Técnico Pestilence. Considerado una obra maestra del género y uno de los álbumes más influyentes de la época, este disco marcó un punto de inflexión en la carrera de la banda, consolidándose como pioneros en el estilo.

"Testimony of the Ancients" se caracteriza por su sonido complejo y técnico, con guitarras veloces y precisas, riffs intrincados, tempos cambiantes y una batería contundente. La voz de Patrick Mameli es agresiva y gutural, pero a la vez melódica, lo que le da al álbum una dimensión única.

El álbum tuvo una gran influencia en el desarrollo del Death Metal Técnico. La complejidad y la sofisticación de la música de Pestilence inspiraron a muchas bandas posteriores a explorar nuevos terrenos sonoros y a llevar el género a nuevos niveles.

Las letras de las canciones exploran temas como la muerte, la religión, la guerra y la locura. Mameli utiliza un lenguaje metafórico para crear imágenes vívidas y evocadoras que complementan a la perfección la música.

El álbum está lleno de canciones increíbles, como "Devoid of Faith", "Lost in Delirium", "Consuming Reality" y la propia "Testimony of the Ancients".

LOUDBLAST – Disincarnate (1991)

Lanzado en 1991, "Disincarnate" es el segundo álbum de estudio de la banda francesa de Thrash Metal Loudblast. Considerado como uno de los grandes discos del Thrash europeo y uno de los discos más impactantes de la época, consolidándose como líderes del Thrash Metal francés.

Según el propio Buriez, en su posterior trabajo, “Sublime Dementia”, en términos de composición, encontraron la identidad de Loudblast, mientras que en “Disincarnate” “todavía nos estábamos buscando a nosotros mismos, era un poco como todo, con una tendencia a olvidar el aspecto pesado y melódico que también forma la identidad del grupo”.

"Disincarnate" se caracteriza por su sonido crudo, pesado y lleno de energía, con guitarras veloces y distorsionadas, riffs memorables, tempos cambiantes y una batería contundente. La voz de Stéphane Buriez es agresiva y gutural, perfecta para las letras cargadas de violencia y oscuridad que exploran temas como la muerte, la guerra, la religión y la locura. 

Para Loudblast, grabar en Morrisound Studios con Scott Burns fue una experiencia crucial que marcó un antes y un después en su trayectoria musical. La colaboración con Burns no solo se tradujo en un disco de gran calidad ("Disincarnate" se convirtió en piedra angular de su carrera), sino que también significó un aprendizaje fundamental para la banda. La exigencia del productor y el ambiente profesional del estudio los impulsaron a mejorar su método de trabajo, dedicando más tiempo a los ensayos y tomando su música con mayor seriedad.

Conscientes de la importancia de este paso, la banda se preparó meticulosamente, incluso incluyendo la grabación en Morrisound como parte de las condiciones del contrato con su discográfica. Eran conscientes del prestigio de Burns y de la calidad de sus producciones con otras bandas de Death Metal de la época.

La experiencia en Morrisound superó con creces las expectativas de Loudblast. El viaje a Estados Unidos, la grabación en un estudio de renombre y la oportunidad de conocer a figuras importantes del género como Donald Tardy (Obituary) y Kam Lee (Massacre), que además aparece en “The Horror Within” metiendo voces, fueron experiencias inolvidables. “Conocimos a mucha gente... Scott nos presentó a todos, porque todos pasaban por el estudio. Donald Tardy, el baterista de Obituary, venía casi todas las noches con su camioneta para escuchar las mezclas; siempre escuchábamos en los coches, eso era siempre lo que hacíamos para comprobar las mezclas, porque si suena bien en un coche, sonará bien en todas partes” - Stéphane Buriez (RadioMetal)

CYNIC - "Focus" (1993)

Lanzado en 1993, "Focus" es el álbum debut de la banda estadounidense de metal progresivo Cynic. Considerado un trabajo pionero y altamente influyente, este disco fusiona de manera magistral el Death Metal con elementos del jazz y la música de vanguardia.

"Focus" se aparta del Death tradicional al incorporar complejas estructuras musicales, cambios de tempo impredecibles, y un uso innovador de la guitarra. El resultado es un sonido que desafía las clasificaciones, oscilando entre la brutalidad del Death y la sofisticación del jazz fusión.

Detrás de esta fusión se encuentra la visión creativa del guitarrista y vocalista Paul Masvidal. Su técnica excepcional y su pasión por el jazz le permitieron crear riffs intrincados y atmósferas disonantes que se entrelazan a la perfección con la brutalidad de la batería (Sean Reinert) y la voz gutural.

Ya en las primeras demo de Cynic, Scott Burns trabajó con ellos, por lo que a Jason Gobel dejo una importante huella… “Burns era el hombre. No sólo desde su increíble lado de ingeniero sino también desde su lado de buena persona, es un gran tipo. Siempre quiso lo mejor para la música. No le importaba si eras una banda de gran renombre o como nosotros, unos cuantos niños (la primera vez que trabajamos con él) intentando grabar un demo y conseguir un contrato con una compañía discográfica. Siempre hizo lo mejor que pudo y nos ayudó inmensamente. Y sí, creo que fue crucial para nosotros porque tenía la capacidad de capturar nuestro sonido con todas las partes locas que teníamos en la canción. La producción también estuvo relacionada con el presupuesto y fuimos autofinanciados, por lo que las demos se grabaron y mezclaron en un par de días…” (Tough Riffs Magazine)

La grabación de "Focus" fue un proceso exigente, caracterizado por largas horas y un compromiso por romper barreras. El material bien ensayado se encontró con plazos ajustados, lo que requirió sesiones extendidas que se prolongaron más allá del tiempo reservado. Scott Burns jugó un papel fundamental en este esfuerzo.

A pesar de residir a casi una hora de distancia, Burns dedicó un tiempo adicional significativo, quedándose hasta tarde e incluso alojándose en el hotel de la banda para maximizar la eficiencia de la grabación. Esta dedicación, que excedió el acuerdo inicial, resultó crucial para completar el álbum dentro del presupuesto y el plazo establecidos. El proceso total de grabación y mezcla se extendió durante más de dos semanas, con toques finales adicionales agregados posteriormente.

Sin embargo, "Focus" representó algo más que una hazaña de grabación. Marcó un cambio creativo para Cynic. La banda exploró activamente diversas influencias musicales, incorporando elementos más allá de los confines del Death. Esta exploración se manifestó en una variedad de tempos, ritmos y estados de ánimo, desde pesados ​​hasta suaves, compases impares hasta influencias clásicas y de jazz. "Focus" tuvo un impacto significativo en el desarrollo del metal progresivo y el metal extremo. Inspiró a muchas bandas posteriores a explorar nuevos horizontes sonoros y a romper las barreras entre géneros.

El álbum está repleto de canciones que se han convertido en clásicos del metal progresivo. Temas como "Pull The Plug", "The Journey Within", y la canción homónima "Focus" son muestras perfectas de la innovadora propuesta de la banda.

SIX FEET UNDER — Haunted (1995)

Six Feet Under, la banda liderada por el vocalista Chris Barnes tras su salida de Cannibal Corpse, irrumpió en la escena del Death en 1995 con su álbum debut "Haunted”. Lanzado por Metal Blade Records, este disco se convirtió en una obra clave del género, mostrando la visión creativa de Barnes y la destreza musical de la banda.

Tras su paso por Cannibal Corpse, Barnes impregnó Six Feet Under con la brutalidad y la técnica que caracterizaban a su antigua banda. "Haunted" ofrece un Death denso, cargado de riffs pesados, guturales potentes y blast beats frenéticos, heredando la esencia del sonido extremo que Barnes había perfeccionado. A pesar de su naturaleza brutal, "Haunted" no se limita a la simple agresión sonora. La banda incorpora algunos elementos melódicos que aportan un toque de variedad y evitan la monotonía. 

Las letras del disco, escritas por el propio Barnes, se sumergen en temáticas oscuras y macabras. La muerte, la violencia, la descomposición y el horror son algunos de los elementos que exploran las canciones, creando una atmósfera siniestra y perturbadora. La portada es una adaptación del póster de la película "The Haunting of Morella" (1990).

Como curiosidad, Barnes comenzó a escribir las letras de “Haunted” el mismo día que acabo de escribir las de su último álbum con Cannibal Corpse,  “The Bleeding”.

Con producción de Scott Burns  junto al propio Brian Slagel (fundador de Metal Blade), consiguieron un sonido crudo y potente. "Haunted" se ha convertido en un clásico del Death Metal de los 90, siendo un disco referencial para los fans del género y una influencia para posteriores bandas. Este debut sentó las bases para la exitosa carrera de Six Feet Under, consolidándose como una de las bandas más importantes del death metal.

MONSTROSITY - "Millennium" (1996)

Monstrosity, banda estadounidense de Death Técnico, irrumpió en la escena en 1996 con su segundo álbum de estudio "Millennium", una obra a tener en cuenta que redefinió los límites del género. Este disco, plagado de riffs intrincados, tempos frenéticos y cambios de ritmo inesperados, se convirtió en una referencia obligada para los fans del Death Técnico y una influencia para otras bandas.

El proceso creativo de  "Millennium" estuvo lleno de experimentos y colaboraciones. La historia comienza en la casa de Lee Harrison, donde Rob Barrett, guitarrista de Cannibal Corpse, vivía alquilado en una habitación. Tras una noche de trabajo en un estudio de cuatro pistas, Barrett decidió ir más allá y comprarse una grabadora de ocho pistas. Esta peculiar adquisición se convirtió en la herramienta principal para el proceso de composición de las canciones, que variaba según el caso. En "Mirrors of Reason", la batería se compuso primero, sirviendo de base para las guitarras. En cambio, en "Slaves and Masters", las guitarras se escribieron primero y la batería se adaptó a ellas.

Los músicos de Monstrosity demostraron un virtuosismo instrumental sin precedentes en "Millennium", con riffs de guitarra que desafían la destreza de los dedos más habilidosos, solos memorables que te dejarán sin aliento y una batería frenética que pondrá a prueba tu resistencia. La banda no teme experimentar con cambios de ritmo inesperados, creando una experiencia musical dinámica y llena de sorpresas.

"Millennium" no solo destaca por su destreza técnica, sino también por su profundidad conceptual. El disco explora el tema del fin del milenio y las incertidumbres que este acontecimiento representaba para la humanidad. Las letras oscuras y reflexivas se sumergen en simbolismos y reflexiones que complementan a la perfección la atmósfera del disco.

Millennium es mucho más técnico. Lo brutal fue genial, pero queríamos combinar la brutalidad y el tecnicismo y tener un poco de ambos, por lo que siempre fue encontrar el equilibrio. Millennium fue demasiado lejos en lo técnico y aprendimos la lección en eso, mientras que en el tercer álbum lo simplificamos y lo hicimos más en el medio. No hicimos las cosas tan locas con los compases extraños”. Lee Harrison 

"Millennium" fue grabado en Morrisound Studios junto a Scott Burns, que consiguió una producción nítida y potente  que permite apreciar la complejidad y la precisión de la música de Monstrosity. Aunque Lee Harrison llegó a comentar no hace mucho que “...en Millennium la mezcla estaba demasiado seca. Hubiera preferido un sonido de batería más potente”. Lee conoció a Scott Burns en un concierto con Morbid Angel, Obituary, Nocturnus y Amon en Tampa. Burns estaba esa noche allí y Lee, junto a los chicos de Cynic se acercaron a Scott para conocerle.  

La portada del disco es el punto más flojo de “Millennium”, Lee reconoció en una entrevista que fue una decisión provocada por las prisas, tenían el álbum terminado y no tenían una portada. “Tuvimos que elegir lo mejor que teníamos en ese momento”.

El siguiente álbum de Monstrosity, “In Dark Purity”, al igual que en el primero (“Imperial Doom”), el productor fue Jim Morris. Lee recuerda… “Con ese, volvimos a Jim. No recuerdo exactamente por qué. No sé si Scott estaba ocupado otra vez o tal vez ya se había rendido en ese momento. Fue en 1996, 1997 cuando Scott Burns se retiró. Simplemente se había quemado. Había hecho tantos álbumes y creo que simplemente estaba harto de eso”.

ACTUALIDAD

"Trabajo programando computadoras. Es un trabajo normal de 40 a 60 horas a la semana. Supongo que se podría decir de 9 a 5", comentaba Burns en una entrevista.

"John Tardy me había comprado mi primera PC. Me gustan mucho los ordenadores y cada vez más aspectos de la grabación estaban controlados por software. Regresé a la universidad y tomé algunas clases de programación. Una pequeña empresa de tecnología me ofreció un trabajo, y decidí que quería tomarlo. Una vez que estuve allí durante un año supe que no quería volver, que era hora de seguir adelante".

"... ser ingeniero de grabación era una parte de mi vida que amaba, pero no quiero volver y hacerlo de nuevo. Me encanta programar, me encanta estar con mi familia y tener un trabajo de 9 a 5. Sé que no es emocionante, pero es la verdad. Tal vez cuando tenga 60 años me despierte y quiera grabar de nuevo, pero ahora mismo no, gracias."

Son reflexiones que hablan por si solas. El propio Burns decía ante esta pregunta:

De repente tu fama desapareció y todos decían que tus grabaciones sonaban todas iguales. ¿Cuál crees que fue el problema? ¿Y cuál es realmente la verdad?
"Todo llega a su fin y la escena estaba llegando a su fin. Era difícil para los sellos encontrar nuevas bandas originales. Se podía escuchar una demostración y escuchar claramente las influencias de las bandas más grandes. Y como dije anteriormente, todos desarrollan un sonido incluso productores/ingenieros y cuando estás limitado por presupuestos de grabación mínimos se vuelve aún más difícil experimentar. Además, a medida que las carreras de la banda progresaban, dictaban más la dirección o el sonido que querían tener. En general, creo que es una progresión natural que ocurre con cada género y escena. C'est la vie."

De una manera u otra, a Scott Burns hay que agradecerle y reconocer su enorme aportación en un momento puntual de la historia del Death Metal. No sólo este puñado de discos que he escogido, al final, más de 150 trabajos pasaron por sus manos. GRACIAS SCOTT!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 comments on “Un legado inmortal: El impacto de SCOTT BURNS en el Death Metal (Parte 2)”

KIVENTS
NOX AETERNA
Z! Live
Resurrection
EPITAPH
cross